La EPA del segundo trimestre de 2017 en Castilla y León refleja los peores datos de desempleo desde que se inició la recuperación económica

    Los datos de desempleo y de ocupación del segundo trimestre del 2017 que refleja la Encuesta de Población Activa (EPA) en Castilla y León indican que hay 6.300 parados menos y 16.000 ocupados más. Se trata de cifras escasas, pobres, y muy preocupantes, para un segundo trimestre del año con crecimiento económico importante. Es el peor segundo trimestre desde que empezó la recuperación económica. Se ha producido un descenso menor, mucho más reducido de lo esperado, de las personas desempleadas en nuestra Comunidad, y un aumento de la ocupación también inferior al previsto. La situación en el conjunto del Estado es mejor, con descensos del desempleo y aumento de la ocupación mucho más importantes que aquí.

    27/07/2017.
    El sector industrial autonómico ha sido el más castigado con el desempleo según la EPA.

    El sector industrial autonómico ha sido el más castigado con el desempleo según la EPA.

    El segundo trimestre del año es históricamente el más positivo a efectos del mercado de trabajo de los cuatro que hay y, por tanto, los datos son decepcionantes en Castilla y León si se compara con el comportamiento del conjunto del país, y también con los de años inmediatamente anteriores. Además aumenta el paro en el sector industrial, en 2.800 personas, casi todos hombres. En Valladolid, Burgos y Soria también aumenta el desempleo, mientras que en Palencia se estanca.

    En términos interanuales ha sido evidentemente un período de creación de empleo y de descenso del paro, pero en nuestra Autonomía ha perdido mucha fuerza en este trimestre en los dos conceptos. Se trata de un empleo temporal y, en muchos casos, parcial, con bajos salarios y peores condiciones laborales. El paro sigue descendiendo, en muy buena medida, por la menor incorporación de personas al mercado laboral y por la emigración de los nuestros a otras partes del Estado y del extranjero.

    Las causas de este comportamiento del mercado de trabajo hay que buscarlas en el crecimiento económico, cercano al 3%. Ello es debido sobre todo a factores externos (precio del petróleo; tipos de interés muy bajos; el euro respecto al dólar a efectos de las exportaciones; etc.) y en otros como el turismo y la creciente demanda interna debida a la necesidad de reponer y consumir después de siete años de crisis, entre otros.

    Las reformas laborales no crean empleo. La reforma laboral, las nuevas normativas laborales, regulan las condiciones del empleo creado, y este ha sido en su inmensa mayoría temporal; en muchos casos parcial y, en general, en los nuevos contratos, con salarios devaluados. En los casos que se ha mantenido el empleo ha sido con reducción generalizada de los mismos y de las condiciones laborales. Todo ello, además, con cifras y tasas aún muy altas de paro, y con la mitad de estas personas sin percibir ninguna prestación. Y los que las perciben, más de la mitad lo son de subsidios o ayudas económica de 426 euros mensuales, que no son suficientes para vivir dignamente.

    Datos más relevantes de la EPA

    El desempleo en Castilla y León ha experimentado un descenso de 6.300 personas. Ello conlleva un total de 164.70 personas desempleadas y una tasa de paro del 14,4%. En España se ha producido un descenso de 343.700, y deja la cifra total en 3.914.300 personas en paro, un 17,2%.

    Las personas ocupadas aumentan significativamente en nuestra Comunidad, 16.000, para un total de 975.100. En el conjunto del Estado aumenta también en 375.000, para un total de 18.813.300.

    En términos interanuales, en Castilla y León y en el conjunto de España desciende el desempleo en 21.800 y 660.400 personas, respectivamente. Por otro lado, aumenta la ocupación en 14.500 personas en la Comunidad y 512.300 en la media del Estado.

    La población activa ha aumentado de forma importante, en 9.700 en la Comunidad Autónoma y 34.300 en España. El comportamiento, en términos generales y anuales, a la baja de la población activa se explica en muy buena parte por motivos demográficos, baja natalidad y en esta etapa, sobre todo, por la emigración al exterior para buscar trabajo, es decir desempleados/as que se van al extranjero: cerca de un millón en España en los dos últimos años, y en el caso de Castilla y León en torno a 25.000, al extranjero, y 55.000 personas a otras comunidades autónomas.

    Los/as trabajadores/as ocupados/as a tiempo parcial son ya más 2.870.000 millones en España y en Castilla y León 152.000, que suponen ya más del 15,6% del total de los ocupados en nuestra región.

    En el caso de los/as trabajadores/as asalariados/as la parcialidad (contratos a tiempo parcial) está en el 17,5% en nuestra Comunidad, cuando en el 2008 estaba en torno al 11,5% (ha subido seis puntos desde la entrada en vigor reforma laboral). Además, esta tendencia seguirá creciendo, como sabemos por el registro de contratos, ya que los contratos a jornada parcial, por horas o por días a la semana, días al mes, etc., están en torno al 36% del total de la contratación mensual.

    Los contratos temporales se sitúan por encima del 93% del total de las contrataciones mensuales, con más intensidad en verano. Ello hace que aumenten los trabajadores netos con contratos temporales: cerca de cuatro millones (4.206.000) en España y 197.200 en Castilla y León y la tasa de temporalidad aumenta en la Comunidad y se sitúa al 25,4% y en España en el 26,8%.

    Los jóvenes menores de 25 años en desempleo son 25.300, con una tasa de paro del 41,7%. Los desempleados de larga duración se sitúan en 84.600, de los que 61.700 llevan más de dos años sin trabajo.

    Los desempleados que no cobran ningún tipo de prestación en la Comunidad son 93.000 personas y en España 2.155.000, bajando en ambos ámbitos. Los hogares con todos sus miembros en desempleo son 76.700 en Castilla y León, y en España 1.277.600, bajando ligeramente en ambos casos.

    Demandas para la Junta de Castilla y León y el Gobierno de la nación

    En primer lugar,la puesta en marcha, cuanto antes, del total de medidas de políticas activas de empleo, sobre todo los importantes programas de Formación para el Empleo y Orientación Profesional que actúan en la Comunidad, y que deben arrancar en otoño, para dar continuidad a los cursos e itinerarios de empleo dirigidos a las personas desempleadas y también el reciclaje de las personas ocupadas que así lo requieran.

    En cuanto al Gobierno, en este ámbito pedimos una serie de cuestiones que son determinantes para nuestra organización:

    La implantación legal, requerida por el Congreso a través de una ILP aprobada para su tramitación de una “renta mínima de inserción” en todo el país, que venga a proteger a las personas y a las familias en las que no se tiene empleo ni ingresos, y que debe complementar, allí donde las haya, las prestaciones autonómicas, como es el caso de Castilla y León con la Renta Garantizada de Ciudadanía.Mejorar de forma clara las prestaciones de desempleo, tanto a nivel contributivo como a nivel asistencial, que sufrieron drásticamente los severos recortes del Gobierno, así como la mejora de las normativas de la Renta Activa de Inserción (RAI), y de las diferentes ayudas económicas existentes para las personas que peor lo están pasando.Corregir de manera clara y nítida, rebajando los requisitos draconianos de la nueva prestación para “parados de larga duración con cargas familiares” y un plan de choque contra el desempleo de larga duración y los mayores de 45 años. CCOO ya ha presentado propuestas en ambas materias. La derogación de las “reformas laborales” y la construcción de unas nuevas relaciones laborales más justas, de negociación colectiva, de contratación, etc., que dignifiquen el trabajo, el salario, las condiciones laborales, que permita mejorar la situación de los/as trabajadores/as, y que ayude a crear empleo estable y de calidad, protegiendo adecuadamente las situaciones de desempleo.

    Datos desagregados del segundo trimestre de la EPA

    El número de parados se ha reducido respecto al trimestre anterior en nuestra Comunidad en 6.300 personas (-3,69%), alcanzando los 164.700 desempleados/as. En España también el desempleo ha disminuido, aunque en un porcentaje superior, -8,01%, lo que supone 340.700 personas desempleadas menos, registrándose un total de 3.914.300 desempleados.

    En términos interanuales, en Castilla y León el desempleo se reduce en 21.800 personas (-11,67%) y se ha generado empleo, 14.500 más que hace un año (+1,51%). En España el número de parados desciende en un año en 660.400 personas (-14,14%), y se han creado 512.300 empleos (+2,80%).

    Por sectores económicos, en Castilla y León el paro se ha reducido en todos los sectores económicos salvo en la industria, con 2.800 desempleados más (+26,2%). En el resto de sectores los descensos fueron los siguientes: servicios 4.400 menos (-7,9%), agricultura 2.000 menos (-27,4%) y la construcción 1.500 menos (-17,2%). Los desempleados/as que buscan su primer empleo o han dejado el último hace más de un año han disminuido en 1.300 personas (-1,5%).En España todos los sectores económicos han disminuido su desempleo, el sector servicios 144.000 menos (-10,3%), la construcción 39.300 menos (-22,4%), la agricultura 11.800 menos (-5,4%) y la industria 11.800 menos (-6,4%). Los desempleados/as que buscan su primer empleo o han dejado el último hace más de un año han disminuido en 133.800 personas (-5,9%).

    Desagregando por sexos, el descenso del desempleo en Castilla y León afecta casi en su totalidad al colectivo masculino, con 5.900 desempleados menos (-7,0%), frente a las 400 mujeres desempleadas menos (-0,5%). De las 164.700 personas en paro en nuestra Comunidad, 78.600 son hombres y 86.100 mujeres.En España, la reducción del desempleo se produce de forma más equilibradas entre ambos sexos, y así en el colectivo masculino ha disminuido en 189.200 (-9,05%) y en el femenino en 151.500 (-7,0%).

    A la hora de hablar de cómo afecta por nacionalidades, los datos de personas extranjeras paradas reflejan una reducción de 1.400 personas (-6,8%) en el último trimestre frente al descenso de 4.900 autóctonas (-3,3%). La tasa de desempleo de las personas extranjeras ha disminuido en 0,98 puntos y continúan siendo mucho más elevadas que para las personas con nacionalidad española, 25,58% frente al 13,67%. En el colectivo de personas extracomunitarias la tasa es incluso superior alcanzando el 27,81%.

    De las 164.700 personas en desempleo en nuestra región aproximadamente 93.000 no cobran ninguna prestación de desempleo, y en España en torno a 2.155.000 personas. Además, en Castilla y León, aproximadamente, hay 76.700 hogares con todos sus miembros en desempleo, y en España son ya 1.277.600 los hogares en la misma situación.

    En cuanto al tiempo en desempleo, en nuestra Comunidad 84.600 son desempleados de larga duración (más de un año de búsqueda, 51% del total) y de éstos 61.700 llevan dos años o más en búsqueda de un empleo.

    La tasa de paro en Castilla y León se ha reducido en 0,68 puntos porcentuales, alcanzando el 14,45%, inferior a la media nacional del 17,22%.

    Respecto a la ocupación, en Castilla y León el número de personas ocupadas ha aumentado en 16.000 respecto al trimestre anterior (+1,67%), situándose en 975.100 personas con empleo. A nivel nacional también se ha generado empleo, 375.000 puestos de trabajo en los últimos tres meses (+2,03%) alcanzando una cifra de 18.813.300 personas ocupadas.

    La actividad aumenta durante el segundo trimestre de 2017 con respecto al trimestre anterior en 9.700 personas, en términos relativos un 0,86% más, alcanzándose un total de 1.139.800 personas activas. En España, al igual que en nuestra región, la actividad crece en 34.300 personas (+0,15%), registrándose un total de 22.727.600 personas activas. En términos interanuales la actividad por el contrario se ha reducido en 7.300 personas en Castilla y León y en 148.000 en España.

    Castilla y León continúa siendo una de las comunidades autónomas con tasas de actividad más bajas (55,13%), muy inferior por tanto a la media nacional del 58,84%.

    La tasa de temporalidad se ha aumentado en 1,80 puntos porcentuales en el último trimestre, situándose en el 25,4%. En España la temporalidad también aumenta pero en menor medida, 1,0 puntos porcentuales más, alcanzando el 26,8%.

    A la hora de hacer el análisis de las provincias de Castilla y León en cuanto al desempleo en el II trimestre 2017, éste se reduce solo en cinco provincias: León -4.500 (-11,8%), Zamora -1.700 (-11,4%), Salamanca -1.100 (-4,3%), Ávila -800 (-5,2%) y Segovia -700 (-7,0%).En Palencia el desempleo se ha mantenido en las mismas cifras que en el trimestre anterior, y en el resto de provincias el desempleo ha aumentado: Valladolid 1.200 más (+3,6%), Burgos +800 (+4,6%) y Soria 500 más (+9,1%).

    Y respecto al empleo se genera en todas las provincias salvo en Segovia y Burgos, con 400 y 300 ocupados menos (-0,6% y -0,2% respectivamente). En el resto de provincias se han creado puestos de trabajo: León +6.300 (+3,8%), Salamanca +3.200 (+2,6%), Zamora +1.900 (+2,8%), Soria +1.400 (+3,6%), Ávila +1.400 (+2,3%), Valladolid +1.400 (+0,7%) y Palencia +900 (+2,8%).

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.