El sector postal de CCOO de Castilla y León se suma a las movilizaciones de la plantilla de Unipost

    Comisiones Obreras de Castilla y León, por medio del sector postal de la Federación de Servicios a la Ciudadanía, participará mañana martes día 7 de noviembre de forma muy activa en la movilización generalizada que la plantilla de Unipost llevará a cabo, a las 12:00 horas, delante de la sede del Congreso de los Diputados. Nuestro sindicato exige al Gobierno del PP una salida política que permita su compra por parte de otro operador postal, y así evitar el ERE que quiere llevar a cabo la empresa. De llevarse adelante esto traería consigo su cierre definitivo.

    06/11/2017.
    Imágenes de las movilizaciones habidas el pasado día 25 de octubre.

    Imágenes de las movilizaciones habidas el pasado día 25 de octubre.

    CCOO ha insistido en que la compra de Unipost por parte de otro operador es factible y ha apremiado al Gobierno para que a través de Hacienda -principal acreedor del concurso en el que se encuentra inmerso desde el pasado mes de julio-, favorezca su adquisición, para evitar así uno de los mayores ERE del país en los últimos años. Éste afecta a casi 2.400 familias directas (más otras casi 2.000 indirectas), y puede dejar a 14 millones de ciudadanos/as sin servicio. Sin olvidar que puede atomizar y desregular el mercado laboral relacionado con el Sector Postal aún más, ya que cerca de 320 empresas son dependientes de la red de Unipost.

    La administración concursal ha planteado un ERE para 560 trabajadores/as -casi el 25% de la plantilla- para empezar el próximo mes de diciembre. CCOO reitera su rechazo al ERE y al cierre de Unipost, e intensificará la movilización, al mismo tiempo que vuelve a apelar al Gobierno para que tome cartas en lo que puede convertirse en un verdadero drama social. Y en una segunda fase, de forma progresiva hasta el próximo mes de mayo de 2018, si la tesorería de la empresa lo permite, para el resto de la plantilla, el 75% restante integrado por 1.730 trabajadores/as.

    Calificar el proceso de ‘concurso culpable’

    El sector postal de la Federación de Servicios a la Ciudadanía de CCOO ha anunciado que va realizar un informe solicitando la calificación de ‘concurso culpable’, al considerar como responsable de la situación de la empresa Unipost al propio Pablo Raventós, empresario perteneciente a la familia propietaria de Codorníu, y a su reiterada negativa a tomar medidas de gestión para resolver una situación que se prolonga desde hace ya varios años. Con esta iniciativa el sindicato exigirá que Pablo Raventós responda con sus bienes personales para pagar a la plantilla los más de 6 millones de euros que les adeuda.

    Por todo ello, el sindicato intensifica la movilización iniciada el pasado día 25 de octubre, con concentraciones en las principales ciudades con centros de Unipost de todo el Estado. Trabajadores/as y delegados/as de CCOO de Valladolid, Ávila, Palencia, Salamanca, Segovia y Zamora se desplazarán mañana a la concentración de Madrid. Nuestra gente de Soria acudirá a Zaragoza, la de León hasta Oviedo, y la de Burgos a Vitoria. Todos ellos van a exigir la paralización inmediata del cierre de la empresa, que solo puede realizarse con la aparición de un comprador.

    Para CCOO, el diagnóstico de la Administración concursal sobre la situación empresarial y financiera de la empresa no ha hecho sino confirmar las advertencias lanzadas por el sindicato desde hace años acerca de la nefasta gestión del equipo directivo. La propia Administración concursal ha rechazado los planes de viabilidad presentados por la dirección y la salida, para el sindicato, ha de ser política.

    CCOO, ante la situación de gravedad y entendiendo que la empresa es viable, exige al Gobierno, a través del Ministerio de Hacienda, principal acreedor de Unipost por la deuda contraída con el primer operador postal privado, que intervenga para favorecer la compra por parte de otro operador. Nuestro sindicato apela a la toma de iniciativas con carácter inmediato y no descarta potenciar las movilizaciones con una concentración de carácter estatal si el Gobierno no toma cartas en el asunto.