Las concentraciones matinales reivindican la igualdad real entre hombres y mujeres

    La ciudadanía de Castilla y León se ha sumado con contundencia y gran colorido al paro de dos horas por turno que hemos convocado en el día de hoy 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, las dos centrales sindicales mayoritarias: CCOO y UGT. Uno de los objetivos principales de esta movilización matinal previa a las muchas manifestaciones convocadas para esta tarde en todas las capitales de provincia y principales localidades de Castilla y León era dar visibilidad en la calle a la gravedad de la situación de las mujeres en todos los órdenes de la vida, y especialmente en el ámbito laboral. Pues bien, en este prolegómeno matinal se ha conseguido con creces. Sin duda, se puede determinar que hoy es un día histórico en esta lucha.

    08/03/2018.
    Un momento de la concentración habida esta mañana delante del Ayuntamiento de Valladolid.

    Un momento de la concentración habida esta mañana delante del Ayuntamiento de Valladolid.

    Arropados por una gran pancarta en la que se podía leer con total nitidez el lema de la cita del 8M, ‘Vivas, libres, unidas por la igualdad’, más de un millar de personas se ha concentrado en la Plaza Mayor de Valladolid, delante de la puerta del Ayuntamiento, para exigir de una vez por todas que la igualdad sea toda una realidad. Y lo mismo ha ocurrido en el resto de la Comunidad. Con centenares de banderas moradas de CCOO y rojas de UGT, las personas concentradas han expresado así su respaldo al conjunto de reivindicaciones planteado en una jornada que por vez primera ha ido acompañada de paros.

    Los secretarios generales -Vicente Andrés (CCOO) y Faustino Temprano (UGT)- y las responsables de Mujer y Políticas de Igualdad de ambas organizaciones -Yolanda Martín y Ana Isabel Martín- han dejado patente su intención de continuar con la lucha para evitar la discriminación por género tan enquistada en nuestra sociedad, y exigir todo tipo de garantías, por la vía legal sobre todo, para garantizar la igualdad en el munddo laboral.

    Yolanda Martín y Ana Isabel Martín, respectivamente, han sido las encargadas de poner voz a los movimientos sindical y feminista a través de un manifiesto en el que han denunciado las diferencias retributivas de hasta 6.000 euros anuales entre hombres y mujeres para un mismo puesto de trabajo, la existencia de dos millones de mujeres paradas en España, el millón y medio menos de mujeres activas respecto de los varones, el rol de cuidador' asumido por la mujer o, en materia de violencia de género, el asesinato el pasado año de un total de 49 mujeres y ocho menores.

    Así, ambas sindicalistas, además de criticar la pasividad del Gobierno de Rajoy, han reclamado políticas efectivas y reales en materia de igualdad, impulsar el Diálogo Social y la negociación colectiva, medidas de acción positiva, avances en conciliación y eliminar las desigualdades en protección social, junto con, entre otras iniciativas, la aprobación de la quinta semana de paternidad y de una Ley para la Igualdad Salarial.

    Yolanda Martín arremetió contra la desigualdad que sufre la mujer en el mundo laboral y denunció que sufre una fuerte penalización, tanto de acceso a puestos de trabajo, como en el desarrollo profesional, lo que queda reflejado en que el 90% de las reducciones de jornada y excedencias son asumidas por el colectivo. En esta misma línea, nuestra compañera volvió a poner sobre el tapete el ‘rol de cuidadora’ que lleva aparejada la condición de mujer en la actualidad.

    Por su parte Vicente Andrés, demandó la necesidad de que se avance en leyes de igualdad que acaben con la discriminación laboral que sufre la mujer, lo que se refleja en la brecha salarial y el acceso a los puestos de responsabilidad en las empresas.

    Nuestro secretario general exigió cambios estructurales porque es inasumible, dijo, el camino que lleva la mujer en el mercado laboral en la actualidad, ya que en una época de crecimiento, la brecha respecto a los hombres se abre. Él apeló a revisar todo el sistema de legalidad y apostó por nuevos estándares de control del cumplimiento de los convenios y las normativas laborales. ‘Hay que reformular estos instrumentos para encontrar y atacar los nichos de fraude. Y el principal reto que tenemos por delante es revisar todo el sistema de verificación de convenios’, ha zanjado.

    Además, Vicente Andrés reclamó una mayor dotación de medios para la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, para poder acabar con ese fraude a la mujer en las empresas a las que no pueden llegar los sindicatos, por falta de representación laboral. Para añadir que ‘la presente celebración tiene similitudes con la desarrollada hace cuarenta años en Islandia, país que fue entonces paralizado por las mujeres. Ha sido precisamente España, de los 177 países inmersos en este proceso de movilizaciones, el más aguerrido de todos porque la situación que padecemos aquí es ya insostenible’.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.