CCOO y UGT valoran la huelga como histórica debido al alto seguimiento habido en las grandes empresas y administraciones públicas autonómicas

    En una importante movilización laboral en Castilla y León 250.000 trabajadoras y trabajadores se han sumado a la huelga de dos horas por turno, que convocaron UGT y CCOO contra las brechas de género, la precariedad laboral y las violencias machistas, en el marco de la Jornada Feminista del 8 de marzo, Día Internacional de las Mujeres. Los paros laborales de dos horas por turno, a los que se han sumado las principales empresas de la industria, los servicios y las administraciones públicas, y que fueron precedidos de asambleas de delegadas/os en la mayor parte de las empresas y administraciones públicas, de pronunciamientos de comités de empresa y secciones sindicales y de una intensa campaña de información con decenas de miles de carteles, folletos, octavillas, pancartas, pegatinas y chapas, han contado con la participación de miles de trabajadoras/es. En el día de hoy, la única huelga con impacto real en el mundo del trabajo ha sido la convocada de 11:30 a 13:30 horas y de 16:00 a 18:00 horas por los sindicatos CCOO y UGT en Castilla y León.

    08/03/2018.
    Concentración con motivo del 8M en la Plaza Mayor de Valladolid.

    Concentración con motivo del 8M en la Plaza Mayor de Valladolid.

    El seguimiento de la huelga de dos horas por turno y la amplia participación ciudadana en los actos y movilizaciones del 8M deja en evidencia a algunas/os portavoces políticos y representantes empresariales, que se manifestaron con precipitación y torpeza contra la huelga y sus reivindicaciones.

    UGT y CCOO destacan asimismo, la masiva participación de delegadas/os y trabajadores/as en las concentraciones que hemos convocado esta mañana y que han tenido lugar frente a los ayuntamientos y en las puertas de numerosos centros de trabajo, coincidiendo con el desarrollo de la huelga durante el turno de mañana (de 11:30 a 13:30 horas). Centenares de sindicalistas y personas trabajadoras han exigido poner fin a las brechas de género, a la precariedad laboral y a las violencias machistas, y han pedido a los poderes públicos, a las fuerzas políticas y a las empresas que se tomen medidas para corregir el grave impacto que la actual precariedad en la contratación (con presencia muy mayoritaria de mujeres, sobre todo a tiempo parcial), los bajos salarios y la menor cotización van a tener -están teniendo ya- en las prestaciones y pensiones públicas de las mujeres en el futuro.

    CCOO y UGT de Castilla y León, que han querido contribuir con la huelga de dos horas por turno a reforzar la dimensión social, política y cultural de la jornada feminista del 8M, una jornada de cuyo proyecto reivindicativo se sienten parte activa, celebran el alto seguimiento de los paros laborales convocados entre las 11:30 y las 13:30 horas y/o entre las 16:00 y las 18:00 horas, y destacan que ahora lo importante es el 9 de marzo y el resto de los días del año, para que las demandas del movimiento sindical y del movimiento feminista se vayan abriendo paso en las empresas, en la negociación colectiva, en el Diálogo Social y en las instituciones, principalmente a través de las iniciativas legislativas en las Cortes Regionales de Castilla y León y en las del Estado.

    Para las responsables de Mujeres e Igualdad de UGT y CCOO, Yolanda Martín Ventura y Ana Isabel Martín, la huelga “ha sido, por su naturaleza, estrategia y objetivos, la mejor contribución del movimiento sindical a la jornada plural y unitaria del 8 de marzo, un compromiso explícito de los sindicatos con los derechos sociales y laborales de las mujeres”.

    Ambos sindicatos muestran su pleno convencimiento en el éxito de las manifestaciones que esta tarde recorrerán las calles de las principales ciudades de Castilla y León, en las que a buen seguro participarán decenas de miles de trabajadoras y sindicalistas. En opinión de CCOO y UGT de Castilla y León, los paros de dos horas, la participación ciudadana y las manifestaciones deben interpretarse como un mandato del mundo del trabajo y la ciudadanía a los Gobiernos, autonómico y nacional, para que se activen sin demora medidas contra las brechas de género y la desigualdad, y no regatee los recursos presupuestarios necesarios para hacer frente a las violencias machistas.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.