CCOO de Castilla y León considera ineficaces e injustas las medidas económicas y fiscales relativas a las pensiones anunciadas por el Gobierno

    Comisiones Obreras de Castilla y León quiere dejar bien patente ante la opinión pública de la Comunidad que las medidas económicas y fiscales anunciadas estos días atrás por el Gobierno de la nación son totalmente ineficaces e injustas. Desde la perspectiva de nuestra Comunidad Autónoma CCOO considera que estas medidas no van a contribuir a reducir las tasas de desigualdad que lejos de disminuir con la recuperación de la economía, han continuado aumentado.

    28/03/2018.
    Manifestación 17 M en defensa de unas pensiones dignas.

    Manifestación 17 M en defensa de unas pensiones dignas.

    Las medidas anunciadas sobre pensiones suponen actuar de forma parcial, no respondiendo a la exigencia social de revaloración que en estos días la ciudadanía está demandando en las calles, dando una falsa apariencia de incremento cuando más de la mitad de las 610.685 pensiones contributivas que se perciben en Castilla y León son inferiores a 708 euros brutos al mes. Esta revalorización de pensiones mantendrá congeladas un tercio de las mismas, incumple el acuerdo sobre pensiones alcanzado en 2011 porque no contempla suficientemente los incrementos en las bases reguladoras que estaban establecidos en él, da un tratamiento distinto por niveles de pensión debilitando la relación de contributividad del Sistema, e incorpora medidas fiscales en materia de Seguridad Social, que no ha debatido en el marco del Pacto de Toledo, olvidando la necesidad de reforzar la estructura de ingresos de la Seguridad Social.

    Hay que tener en cuenta que la pensión media que se mantendrá congelada en el 0,25% asciende a 933 euros mensuales y que la pensión media de jubilación en nuestra Comunidad es de 1.050 euros/mes. Para CCOO, a la hora de garantizar el mantenimiento del poder adquisitivo de los más de 610.000 pensiones que se perciben en Castilla y León no basta con anunciar subidas parciales de año en año, sino que es imprescindible aprobar una nueva fórmula de revalorización que garantice por ley el mantenimiento del poder adquisitivo.

    Asimismo, hay que tener en cuenta que en una comunidad envejecida como es la nuestra, el impacto que las pensiones tienen en la economía es importante como para entender que esta medida que llevamos arrastrando en el tiempo, además de perjudicar a las personas directamente afectadas, tienen consecuencias más negativas en nuestras cuentas regionales que en las de otras comunidades con mayor dinamismo económico.

    Otras medidas que anuncia el Gobierno, como la rebaja de impuestos directos, significan una reducción de los ingresos en términos PIB que supondrán para Castilla y León una merma de los recursos disponibles para llevar a cabo las políticas públicas del Estado del Bienestar y para el desarrollo de iniciativas de estímulo económico que contribuyan a sacar a esta Comunidad del furgón de cola del Estado, alejándonos de los indicadores europeos de presión fiscal. Y por otra parte, hacerlo mediante la reducción de los impuestos directos significará que nuestro sistema fiscal será todavía más regresivo, esto es, más injusto y que no solucionará el problema del empobrecimiento que desde el principio de la crisis afecta a la clase trabajadora de este país.

    Sin embargo no se anuncian medidas que permitan mejorar la recaudación fiscal, reduciendo el fraude y la elusión de obligaciones fiscales, con el objetivo de equiparar los ingresos públicos en España a los existentes en la Eurozona y garantizar la sostenibilidad del Estado de Bienestar evitando el riesgo permanente de recurrir a recortes sociales.

    Para CCOO lo anunciado por el Gobierno son en su mayoría de medidas coyunturales, a aplicar sólo en este ejercicio, que no abordan la resolución de los verdaderos problemas a los que se enfrenta nuestro país, como la revalorización, suficiencia y sostenibilidad de las pensiones; garantizar prestaciones de desempleo y un trabajo digno a los casi 4 millones de parados en España y más de 160.000 en Castilla y León; medidas de igualdad efectiva que resuelvan la brecha de género; o la urgencia de contar con un sistema fiscal justo y suficiente que garantice la necesaria capacidad de intervención pública y el mantenimiento del Estado de Bienestar frente a la amenaza permanente de recortes.

    Por las razones expuestas CCOO ha convocado para el próximo 15 de abril movilizaciones en todas las capitales de Castilla y León y en las cabeceras de comarca, para mostrar a Gobierno el desacuerdo con las medidas planteadas en materia de pensiones públicas y exigir un cambio de rumbo en sus planteamientos económicos que permitan que la recuperación de la economía se traslade a la ciudadanía que realmente ha sufrido la crisis y que se reviertan las políticas públicas que dificultan la vida de las personas y, especialmente de las más desfavorecidas, y la propia recuperación de la actividad económica en Castilla y León.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.