CCOO denuncia el incremento de la siniestralidad laboral y exige mayor cultura preventiva a la patronal

    Comisiones Obreras de Castilla y León, por medio de la Secretaría de Salud Laboral y Juventud, ha denunciado durante la mañana de hoy lunes día 9 de julio en Valladolid el incremento alarmante de la siniestralidad laboral en Castilla y León durante el primer semestre del presente ejercicio de 2018. Sheila Mateos, secretaria de Salud Laboral y Juventud de CCOO-CyL, ante esta situación tan grave ha exigido una mayor cultura preventiva a la patronal para frenar esta sangría, que año tras año, según va revirtiendo la crisis económica, se va disparando de manera paulatina.

    09/07/2018.

     

    En cuanto a los datos provisionales de siniestralidad referidos al periodo enero-junio de 2018, los registros son los siguientes:

    Accidentes leves: 14.098, de los cuales 12.606 son con baja y 1.492 son accidentes ‘in itinere’Accidentes graves: 111, de los cuales 97 son con baja y 14 son “in itinere”.Accidentes mortales: 23, de los cuales 5 son “in itinere”. En este apartado no se han computado ninguno durante el mes de junio, pese haberse producido 4.Accidentes totales: 14.232, de los cuales 12.721 son con baja y 1.511 son “in itinere”.

    A la hora de hacer una comparativa con el mismo periodo de tiempo del pasado año de 2017, los datos ponen de manifiesto este claro incremento de los accidentes laborales. Ha habido un incremento de 594 accidentes leves más, 5 accidentes graves más, 2 accidentes mortales más y una subida del 25% (304) en los accidentes ‘in itinere’.

    Sheila Mateos ha mandado un claro recado a la Inspección de Trabajo y Seguridad Social para que reduzca los tiempos de intervención cada vez que se produce un accidente laboral. La responsable de Salud Laboral les ha demandado un un plazo máximo de un mes cada vez que ocurre uno, ‘puesto que ahora se dilatan excesivamente en el tiempo’. Además, ella se refirió a que muchas empresas prefieren pagar la sanción en lugar de poner la medida preventiva para evitar más accidentes de trabajo. ‘Cada siniestro laboral es una agresión para el trabajador y para ello todas las medidas que se articulen son pocas’, ha afirmado.

    Crítica al proceder de la Administración al hacer las estadísticas

    Sheila Mateos criticó que las estadísticas oficiales no son reales, ya que no tienen en cuenta la totalidad de los accidentes que se producen en nuestra Comunidad. ‘Por ejemplo, el obviar los cuatro accidentes mortales que tuvieron lugar el pasado mes de junio pero, por diversas causas, no están registrados. Los fallecimientos de un trabajador en Laguna de Duero (Valladolid), tras ser atropellado, pero no engrosó las listas al ser portugués; el operario que falleció en las obras del AVE en Lobeznos (Zamora), que era de otra comunidad autónoma, la muerte de una persona que murió tras caer del tejado de una casa que reparaba en Cabrejas (Soria), que no estaba dado de alta en la Seguridad Social, y el gerente del taller de Megeces (Valladolid). Son casos que no se contabilizan y motivan la ralentización de la siniestralidad. Todo este proceder es inadmisible, ya que enmascaran la realidad”.

    ‘En las pequeñas empresas hay una clara falta de cultura preventiva porque sus responsables continúan con la idea de que se trata de un gasto en lugar de una inversión para evitar la siniestralidad laboral’, remarca Mateos. Para añadir la actitud poco responsable en el proceder de los servicios de prevención ajenos a la empresa que realizan estudios y planes que luego estandarizan para varias compañías y sectores, sin tener en cuenta la realidad de cada actividad. ‘El copia y pega de esos planes funciona, lo que beneficia a estos servicios y las empresas, pero en nada ayuda a las personas trabajadoras”, ha manifestado nuestra compañera.

    Mayor siniestralidad en las pequeñas y medianas empresas

    Mateos ha destacado que la mayor parte de los accidentes mortales se produce en las empresas pequeñas y medianas, con menos de 50 trabajadores, protagonizados por gente joven y sin experiencia, donde la formación en prevención es ‘on line’ y semi presencial. También subrayó que las diferentes formas de temporalidad están detrás de cerca del 40 por ciento de la siniestralidad laboral. Mientras, los siniestros graves tienen lugar en las compañías grandes.

    Como ejemplo de todo ello, pero sin decir el nombre de los centros afectados, la responsable de Salud Laboral se refirió a la reciente explosión en la planta de Crystal Pharma en el Centro Tecnológico de Boecillo (Valladolid), con varios trabajadores heridos, y la Lingotes Especiales en Fuensaldaña (Valladolid), con tres explosiones en tres años. “Las consecuencias de estos hechos se minimizan gracias la experiencia de los propios empleados, no por el trabajo de prevención de las citadas empresas”.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.