El trabajador de Vestas ya ha partido a Dinamarca en bicicleta con la carta en la que pide la continuidad de la planta leonesa

    Andrés Turienzo, ‘Piru’, ya ha iniciado una nueva gesta a lomos de su peculiar ‘burra’. En esta oportunidad el desafío no es por una causa ajena a su persona, en esta oportunidad el desafío es por algo que le atañe a él personalmente y de dimensiones gigantescas. Por un lado, cubrir los 2.500 kilómetros de pedaleo que separan la factoría de Vestas en Villadangos del Páramo (León) de la ciudad danesa de Aarhus, sede de la multinacional. Y por otro, que la carta que lleva en su poder, en representación de las más de 2.000 personas cuyos puestos de trabajo se encuentran en estos momentos en el aire, sirva para revertir el pretendido cierre de la factoría leonesa.

    11/09/2018.

    Entre hoy, martes día 11 de septiembre, y el próximo viernes día 21 de septiembre, ‘Piru’ estará recorriendo seis países en bicicleta y completando esos miles de kilómetros de pedaladas cargadas de esfuerzo e ilusión por una noble causa: la continuidad de Vestas. Estas son las grandes cifras que acompañan el desafío que ha iniciado a primera hora de hoy junto al campamento instalado a pie de fábrica. Andrés Turienzo, bañezano de 30 años que lleva nueve en la planta de componentes eólicos de Vestas en Villadangos del Páramo (León), ha activado un recorrido heroico arropado por muchos de sus compañeros y que confía plenamente en completarlo.

    Las instalaciones llevan sin actividad desde hace casi tres meses y la campaña reivindicativa que protagonizan desde hace varios días han servido de escenario para dar el pistoletazo de salida a una misión que le llevará a intentar entregar en Dinamarca, a los máximos responsables de la multinacional líder mundial del sector de aerogeneradores, una carta en la que explican sus argumentos para reclamar que se revierta la decisión de clausurar unas instalaciones con más de 360 empleos directos, y cuya actividad alcanza a más de 2.000 personas.

    Cargado de ‘una mezcla de todo; de ilusión por llegar, ganas de revertir la situación laboral... porque son 2.000 personas las que están pendientes de todo esto’ acompaña a este aficionado a los retos sobre dos ruedas que prevé alcanzar en diez días, más o menos, el doble de la distancia que recorre al mes. ‘No sé el cuerpo cómo responderá. Tengo la esperanza de que bien. Solamente me tengo que preocupar de dar pedales”, declaró para destacar el papel del grupo de apoyo que le acompaña en una autocaravana.

    El grupo de apoyo lo forman otros tres trabajadores de la misma planta. ‘Cada 40 o 50 kilómetros le esperaremos para lo que necesite, lo que haga falta’, comenta uno de ellos, Víctor, que ayer se desplazó a Madrid para recoger la autocaravana en la que viajarán.

    Apodado 'Piru' porque su complexión le recordaba a sus amigos de infancia a un conocido y alargado helado, inició su largo trayecto acompañado de otros aficionados a la bicicleta, que recorrieron junto a él parte de la primera etapa, con destino previsto en Vitoria, para expresar su respaldo a esta iniciativa singular. ‘Tengo la esperanza de llegar con la carta y sacar el lado más humano de la persona a la que va dirigida. Luchar contra una multinacional es como matar un elefante con una cerbatana, pero tengo esperanza... Si creyera que no sirve para nada no lo haría”, explicó este especialista en retos. Mucha suerte compañero.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.