Los sindicatos mayoritarios en Correos llaman a la movilización a toda la plantilla en Castilla y León

    Las secciones sindicales de Comisiones Obreras, UGT, CSI-F y Sindicato Libre (SI) en Correos de Valladolid han dejado bien patente esta mañana en nuestra sede que van a volver a la calle en defensa de la continuidad de la mayor empresa pública de este país. Para ello, los representantes de las cuatro organizaciones sindicales con mayor representatividad en esta empresa (90%), han convocado una concentración de plantilla y representantes sindicales para el próximo día 7 de noviembre frente a la sede de la Delegación del Gobierno en la Comunidad con sede en Valladolid. También han indicado que la movilización en Valladolid estará acompañada por tres jornadas de huelga a nivel nacional, convocadas para los próximos días 30 de noviembre, 21 y 26 de diciembre.

    25/10/2018.
    Benito Gómez, responsable del Sector Postal de CCOO en Valladolid, durante la rueda de prensa.

    Benito Gómez, responsable del Sector Postal de CCOO en Valladolid, durante la rueda de prensa.

    En total, cerca de 2.800 operarios del Servicio Postal Público en Castilla y León, 700 de ellos en Valladolid, han sido llamados a una nueva movilización en defensa de Correos. A la concentración está llamada toda la plantilla de Correos de Valladolid y el resto de trabajadores/as de la comunidad autónoma, con paros de cobertura de tres horas en todos los turnos. Dicha cita reivindicativa se enmarca en el calendario de movilizaciones gradual y creciente con citas autonómicas durante la primera quincena de noviembre y las tres huelgas generales previstas para finales de año de cara a exigir financiación para la prestación del Servicio Postal Público, Plan Plurianual de Empleo y la reconquista de salario, empleo y derechos, tras años de asfixia a la plantilla de Correos.

    CCOO y el resto de organizaciones sindicales ya han planteado sus exigencias al nuevo Ejecutivo. Estas pasan porque a Correos se le dote de un Plan de Prestación que garantice el servicio público de calidad a toda la ciudadanía, independientemente de su lugar de residencia, y que lleva pendiente desde hace siete años; un plan de diversificación para la obtención de más ingresos; y la irrenunciable actualización de la regulación laboral que inexorablemente debe recoger un incremento salarial, un plan de empleo plurianual de al menos 13.000 puestos fijos para acabar con la losa de la precariedad laboral y así poder restituir el empleo eliminado y no convocado en los últimos años. Sin olvidar el fomento de la regulación de las condiciones laborales que se han ido deteriorando en los últimos años con la excusa de la crisis, y cuya mejora no termina de llegar a los casi 60.000 trabajadores/as de la actual plantilla de Correos.

    Benito Gómez (responsable de CCOO-Correos de Valladolid), Rosa González (UGT), Marifé del Río (CSI.F) y Fernando Valencia (Sindicato Libre), presentes en la rueda de prensa, han solicitado al Gobierno la restitución de los 180 millones de euros perdidos desde hace dos años, así como la reconquista del salario y el empleo tras los 15.000 puestos recortados en el seno del Servicio Postal Público Universal desde 2008.

    CCOO, sindicato mayoritario en Correos, junto a las organizaciones sindicales UGT, CSIF y Sindicato Libre, llevará a cabo en la primera quincena de noviembre concentraciones en las subdelegaciones del Gobierno de todas las capitales autónomas, en el marco de un calendario de movilizaciones que ya ha anunciado se va a intensificar en noviembre con una huelga general el 30 y dos más, el 21 y el 26 de diciembre y la advertencia de que continuarán en 2019.

    CCOO ha destacado que el calendario creciente de movilización y su prolongación en 2019 es una medida necesaria ante los recortes del Gobierno anterior y la continuidad en la falta de políticas postales del Ejecutivo actual, que en su etapa en la oposición mostró siempre su apoyo a las propuestas presentadas por las organizaciones sindicales y a los trabajadores y trabajadoras con tres proposiciones no de ley. “Hasta que no se pase de los gestos y las palabras a los hechos, la movilización en Correos continuará vigente. Son el Gobierno, sus ministerios (Fomento y Hacienda), la SEPI y la propia Dirección de Correos los que tienen en su mano desactivar uno de los mayores conflictos en la empresa postal pública de los últimos años”, señala Benito Gómez.

    Nuestro sindicato ha indicado que las iniciativas postales deben llegar a la mayor brevedad al operador postal público, ya que la situación de déficit presupuestario de 230 millones de euros, recorte en la financiación pública de 180 millones de euros y la completa ausencia de un plan de diversificación plantea un panorama muy negro. Todo ello, con una plantilla reducida en 15.000 puestos fijos en la última década, 190 en la provincia vallisoletana y unos 700 en la región, una creciente precariedad laboral, un 35% de eventualidad y un 22% de contratos parciales en todo el Estado, con la tasa más elevada de todo el Sector Público, una regulación laboral sin actualizar y el recorte, congelación salarial y desregulación de las condiciones laborales.

    Por todos estos motivos, CCOO ha apremiado al Ejecutivo a que no demore las decisiones porque la ciudadanía no puede seguir sufriendo el deterioro del Servicio Postal Público Universal producido por la estrangulación presupuestaria y la falta de plantilla, cuya evidencia más notable en Valladolid es la supresión de 190 puestos fijos, un 33% de empleo eventual, 20% de tiempo parcial (por días y horas), insuficiente para ofrecer un servicio de calidad.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.