CCOO desmiente que la subida del SMI incida de forma negativa en la creación de empleo

    Comisiones Obreras de Castilla y León quiere salir a la palestra contra los agoreros que en las últimas semanas no paran de indicar que la propuesta de subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) del Gobierno hasta los 900€/mes va a suponer un serio lastre en la creación de empleo en España. Nuestro sindicato, de la mano del responsable de Estudios y Asesoramiento Jurídico Sindical, Carlos Castedo, apunta que estas manifestaciones, además de irresponsables, carecen de un sustrato real.

    29/10/2018.
    Trabajadores.

    Trabajadores.

    En los dos últimos años el SMI se ha incrementado un 12% en este país sin que esto haya supuesto que el empleo dejase de crecer. El problema de Castilla y León no está tanto en la tasa de empleo, que es alta para personas entre 18 y 64 años, sino en la pérdida de población y en la calidad del empleo.

    Según el acuerdo social sobre salarios firmado entre la patronal y los dos sindicatos más representativos de España y de Castilla y León en diciembre de 2017 para establecer el SMI en 850€ en 14 pagas, lo que supone sólo 50€ menos de lo planteado en el acuerdo PSOE-Podemos, por lo que no se entiende un rechazo a este acuerdo. Pero sobre todo hay un acuerdo de que mediante la negociación colectiva se fije un salario mínimo de convenio de 1.000€ en 14 pagas. Otra cosa es las dificultades que estamos encontrando para conseguir el cumplimiento de este acuerdo que o bien significa que la patronal no representa a las empresas del país o que alcanza acuerdos sin un auténtico compromiso de cumplirlos, lo que redunda en su propia deslegitimación como negociador.

    El cumplimiento de la Carta Social Europea, que fija el SMI en un 60% del salario medio, es una reivindicación histórica de CCOO. De ahí que desde nuestra organización se esté totalmente a favor de esta subida salarial. No hay que olvidar que España es el país de la UE con el cuarto SMI más bajo, cosa que no ocurre con la productividad. A los empresarios les gusta hablar de que hay que ligar la subida de salarios al aumento de la productividad, pero el hecho cierto es que en estos años ésta crece bastante más que el poder adquisitivo.

    Según la AEAT (Agencia Tributaria), en 2016 un tercio de las personas que percibieron salarios en Castilla y León tuvieron ingresos inferiores al SMI; esto tiene que ver con el empleo a tiempo parcial, contratos temporales, primer empleo, etc. Además, hubo otras 124.000 personas que percibieron entre 1 y 1,5 veces el SMI. No podemos olvidar que durante la crisis la mayor pérdida de poder adquisitivo fue la de las personas con salarios más bajos. Para colmo de males, los años de recuperación económica no se está corrigiendo esta situación, sino que vemos que en las empresas se incrementa la brecha entre la remuneración de los directivos y el salario más bajo. Por lo tanto, es justo que se adopten medidas para corregir esta situación que afecta a quienes se encuentran en la parte baja de la escala social.

    Hay que tener en cuenta que los incrementos salariales que reciben las personas con salarios más bajos van destinados en su totalidad a consumo, y esto tiene dos consecuencias inmediatas. Por un lado, el incremento de la demanda interna, lo que ayuda a crecer la economía, especialmente en este caso la economía local; y por otra parte, esto supone un incremento de la recaudación fiscal que redundará en más recursos para hacer frente a las políticas públicas que son muy necesarias tanto para el empleo como para el bienestar de la ciudadanía.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.