Satisfacción en CCOO por el Acuerdo del Diálogo Social de ayudas complementarias por el covid-19

    Los dos sindicatos mayoritarios, miembros del Consejo del Diálogo Social de Castilla y León, CCOO y UGT, han valorado esta mañana como muy positivo este primer acuerdo de medidas administrativas complementarias a las ya activadas por el Gobierno de la nación para frenar el coronavirus, y cuyos beneficiarios directos volverán a ser las personas trabajadoras, empresas y familias de la Comunidad.

    25/03/2020.

    El montante total de las mismas, con avales incluidos, supone un importe de 220 millones de euros. Todas ellas servirán de complemento a las ya acordadas por el Gobierno central. Tanto Vicente Andrés como Faustino Temprano, secretarios generales de CCOO y UGT de Castilla y León, respectivamente, han mostrado su satisfacción por este paquete inicial de medidas acordadas con la patronal Cecale y la Junta de Castilla y León. Ambos han significado que las reuniones entre todas las partes implicadas en el marco del Diálogo Social se mantendrán a diario con el objetivo de alcanzar otros nuevos o revisar los ya firmados. “Todo en consonancia de cómo se vayan desarrollando los acontecimientos relativos a la crisis del coronavirus. Puesto que esto es algo vivo que hay que seguir día a día”, han subrayado.

    En consonancia con este bloque de medidas complementarias de choque en el Diálogo Social autonómico, ambos dirigentes sindicales incidieron en que el reto número uno sigue siendo la salud y evitar la pérdida de vidas humanas. “Lo primero es la lucha contra la expansión del coronavirus, pero también, en un segundo término, debemos hacer frente al problema económico que sufre la autonomía y sus ciudadanos con la paralización de la actividad, para en un futuro sentarse a negociar un plan de reconstrucción que nos ayude a reconducir la situación”, sostiene Vicente Andrés.

    Los dos sindicalistas demandaron a las personas trabajadoras y a los empresarios, sobre todo, que no jueguen con la salud de la gente. También han pedido a la patronal que hagan protocolos severos de prevención de riesgos en las empresas, porque hay actividades que deben seguir abiertas para garantizar los servicios básicos que necesita la sociedad para intentar poner freno a esta pandemia por el coronavirus.

    Pormenores de las medidas

    Este acuerdo contempla como medida estrella ayudas para complementar salarios a las empresas de menos de 250 personas trabajadores que presenten expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), lo que podría beneficiar a unas 75.000 personas en este territorio. El complemento salarial para los trabajadores y las trabajadoras de estos centros de trabajo estará entre 210 y 300 euros mensuales. Asimismo, se contempla el apoyo dentro de los intinerarios del PIE (subsidio autonómico), del 80% del IPREM, que asciende a 430 euros mensuales, para aquellos desempleados sin derecho a subsidio, y también para empleadas del hogar con empleo los últimos seis meses y trabajadores por cuenta propia.

    En primer lugar, hay un paquete de medidas de protección y mantenimiento del empleo dividas en dos partes. Por un lado, medidas de protección, ayudas a las personas trabajadoras y a personas desempleadas. Éstas se centran en ayudas a los trabajadores y trabajadoras por ERTE; a las personas desempleadas mayores de 55 años; el Programa Personal de Integración y Empleo (PIE) con ayudas a personas trabajadoras desempleadas que no perciben prestación por desempleo; y ayudas a la conciliación de la vida personal, familiar y laboral por reducción de jornada y excedencias; y mejora en las políticas activas de empleo. Y por otro, medidas de fomento del empleo para las personas autónomas y las empresas. Este paquete se desglosa en ayudas para el fomento de la contratación, y ayudas a las personas trabajadores autónomos.

    En segundo lugar, hay otro bloque de medidas en materia de prevención de riesgos laborales. En tercer lugar se ha acordado un compendio de medidas de carácter financiero, servicios y medidas de refuerzo para la actividad empresarial afectada por el covid-19.

    Y por último, se ha pactado un conjunto de medidas de protección social muy relevantes en el seno de la Dependencia. “Pedimos un mayor control e inspección de todo lo que ocurre en las residencias de la tercera edad. Sin olvidar al servicio de ayuda a domicilio. En ambos casos exigimos garantizar al máximo la seguridad en el desempeño de su cometido a las personas trabajadoras de estas actividades, con los EPI necesarios. Y también propiciar los servicios de teleasistencia avanzada y la asistencia telefónica para las personas dependientes”, remarca Vicente Andrés.

    Pero no acaban aquí las peticiones de nuestro secretario general. En el ámbito de la Renta Garantizada de Ciudadanía (RGC) “Las instituciones deben poner en marcha algún mecanismo para que estas personas puedan acceder a estas ayudas en un momento en los que los centros administrativos están cerrados al público. Sin olvidar que hay que hacer una revisión de esta Renta para adecuarla a la nueva realidad que se genere tras la pandemia”, manifiesta.

    Por último, en este capítulo de la protección para las personas más desvalidas, Andrés también se ha referido a la red de protección a las personas. En la misma línea que en las prestaciones anteriores, nuestro compañero apela a la Junta para que facilite el acceso a las mismas por parte de las personas que lo necesiten.

    Todas las partes implicadas han adquirido el compromiso de desarrollo y seguimiento de todas las medidas, tanto desde el punto de vista presupuestario como de la duración de las medidas acordadas.

    Un tsunami de expedientes que ya afecta a las 100.000 personas trabajadoras en CyL

    A día de hoy se pueden superar los 100.000 trabajadores y trabajadoras afectados por expedientes. Ayer ya se superaban los 16.200, todo un tsunami al que las oficinas de trabajo apenas pueden hacer frente. “De ahí que también demandemos más medios para que estos organismos puedan agilizar todos estos procedimientos”, remarcan los responsables sindicales. Para incidir que estas cifras de expedientes de regulación ya superan con creces los habidos en el anterior proceso de crisis económica entre 2008-2012.

    Vicente Andrés en que el acuerdo de hoy es un primer acuerdo, ya que vendrán más, dependiendo de cómo se sucedan los acontecimientos. En esta línea, el responsable de CCOO-CyL ha dejado patente que desconoce los datos sobre la auténtica dimensión real de la situación que vivimos y el daño que ya ha provocado en la economía de la Comunidad. “No sabemos el total de empresas que han bajado la trampilla, si van a volver a abrir, si han dado vacaciones o permisos retribuidos. Eso sí, hay un tsunami incontrolable”, garantiza.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.