CCOO de Burgos denuncia la penosa situación laboral y salarial de la plantilla de Ambulancias Rodrigo

    Comisiones Obreras de Burgos, a través de la Federación de Servicios a la Ciudadanía, quiere denunciar la precaria situación laboral y salarial del colectivo de Ambulancias Rodrigo. Nuestro sindicato sigue viendo como un conflicto abierto el convenio colectivo de ambulancias de Castilla y León, de ahí que esta situación repercuta de forma negativa en las personas trabajadoras de esta empresa concesionaria del servicio de transporte sanitario en la provincia burgalesa.

    25/05/2018.
    Ambulancia.

    Ambulancia.

    Las negociaciones del convenio colectivo no han resuelto las problemáticas laborales de los trabajadores que van más allá que un salario. Todas las provincias de Castilla y León tienen problemas laborales, y Burgos es una de la más afectadas por la nula organización de los tiempos de trabajo. El estrés y los riesgos psicosociales al que están sometidas las personas trabajadoras de Ambulancias Rodrigo, mercantil que pertenece al grupo Ambuiberica, se ven incrementadas por la falta de organización de tiempos de trabajo, calendarios laborales y una presión constante a la que estos trabajadores se ven sometidos.

    Se trata del servicio de programados donde se encuentran los problemas más serios. Este personal requiere conocer una serie de técnicas o competencias que van más allá del traslado o de la conducción, lo que hace que este trabajo sea desempeñado por profesionales formados y capacitados para este fin. Está sobradamente demostrado que una persona que tiene una afectación física de su salud puede sufrir un daño psicológico. Los/as profesionales tienen que lidiar con el estrés emocional, la depresión y otras afectaciones psicológicas en su día a día y empatizar con las personas que lo sufren. Pero en ocasiones la propia situación laboral, provocada por el desconocimiento de los turnos de trabajo desemboca un estrés mayor a los trabajadores de transporte sanitario.

    Los turnos de los conductores se realizan a la demanda de las necesidades y esto implica que cada día se tiene un horario diferente. Horario que se les ha comunicado al teléfono una vez terminada la jornada laboral anterior, dándoles instrucciones de los servicios del día siguiente y del horario de trabajo.

    El servicio de programados tiene en la actualidad una merma de personal importante. Las jubilaciones, y la falta de personal por cualquier circunstancia como bajas, no se cubren. Todo ello arrastra que se tengan que cubrir las bajas, las vacaciones o cualquier otro imprevisto por los propios trabajadores y trabajadoras del servicio. Lo cual supone asumir una sobrecarga de trabajo mayor, y en consecuencia, un exceso de jornada y de horas extras. Esto conlleva que no se respeten los tiempos de descanso durante y después de las jornadas laborales.

    Las personas trabajadoras del servicio de programados se encuentran con serios problemas para poder conciliar la vida familiar. La desorganización es tal que un mismo día se manda a un trabajador a casa y a otro a reforzar el servicio. Citamos un ejemplo de un día de trabajo normal, donde el turno comienza a las 10:00 de la mañana, y a las 12:00 del mediodía se le manda la orden de que tiene que ir a comer. Al mismo tiempo se produce una llamada a un conductor que está en su casa descansando para decirle que su jornada de trabajo, que en teoría debiera comenzar a las 15:00 horas, se tiene que adelantar a las 13.30 por necesidades del servicio. Está demostrado por varios estudios realizados tanto por entidades públicas como privadas que estos ritmos de vida son peligrosos para la salud de las personas que lo sufren de forma continuada.

    Los trabajadores y trabajadoras han dado el apoyo al comité de empresa con la recogida de firmas para que una vez más se denuncie esta situación, se busque una solución a la falta de diálogo y negociación por parte Ambulancias Rodrigo y del Grupo Ambuiberica.

    En el servicio de emergencias existen bases las cuales no cumplen los mínimos exigidos por la legislación vigente para que se produzcan los descansos y esperas del trabajador y trabajadora. Un ejemplo de esto sería la base de San Agustín ubicada al lado de un transformador de luz, en los bajos de un edificio que es un garaje, donde apenas se dispone de un espacio de 8 metros cuadrados, este espacio no tiene ni luz natural ni ventilación con humedades, la única ventana da a la rampa de acceso al garaje. Soportando así la contaminación de los motores de los coches que estacionan.

    En las sedes de Briviesca o de Villarcayo donde las personas que trabajan tienen turnos de 24 horas las deficiencias son tales como tener que lavar los platos de la comida en el baño. O la situación de los metros es tan escasa que solo entra un camastro.

    En este sector se ha fomentado por parte de la patronal que los trabajadores realicen horas extras para poder completar su salario y que de esta forma este sea digno. En algún caso esto es de forma voluntaria pero en muchas ocasiones es obligado por la mala gestión del servicio.

    La empresa sigue sin mover ficha a las demandas del comité de empresa a día de hoy y el comité solo ve como solución instar a la empresa a un acto de mediación y arbitraje en el SERLA, con la intención de encontrar una solución a la falta de planificación y deficiencias de las bases de descanso.

    Si no hay acuerdo se comenzara con movilizaciones y la posible huelga para la segunda quincena de junio.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.