Los integrantes del pacto fiscal quieren hacer pedagogía y dar la batalla a la falacia del populismo en esta materia

    Comisiones Obreras, UGT, PSOE, Podemos e Izquierda Unida de Castilla y León ya dejaron bien claro su intención el pasado día 12 de julio en la sede de las Cortes Regionales su clara intención de promover un pacto de Comunidad en materia de fiscalidad. Pues bien, durante la tarde de hoy lunes día 29 de octubre, estos actores han ratificado en el mismo escenario la firma de dicho acuerdo. El acto ha tenido lugar en la Sala de Usos Múltiples del Parlamento autonómico. Allí, Vicente Andrés (secretario general de CCOO), Faustino Temprano (secretario general de UGT), Luis Tudanca (portavoz socialista en las Cortes), José Sarrión (portavoz por IU en las Cortes) y Pablo Fernández (portavoz de Podemos en las Cortes) volvieron a poner de manifiesto la urgente necesidad de modificar la fiscalidad vigente en Castilla y León, dando prioridad al necesario incremento de los impuestos si se quiere recuperar el Estado de Bienestar.

    29/10/2018.

    Entre todo ellos van a iniciar una ofensiva de labor pedagógica para explicar a los ciudadanos este acuerdo de mínimos para contar con más ingresos en la Comunidad a través de un pacto fiscal en el que pague más quien más tiene para que exista un reparto más justo de la riqueza y así poder mantener la calidad de los servicios sociales.

    Este pacto fiscal de Comunidad supone un paso más en la batalla al “populismo fiscal” y a la “ola neoliberal” de que no es necesario subir los impuestos y de que se pueden mantener los servicios sociales cuando merman los ingresos. En la práctica, la campaña de pedagogía se compone de actos divulgativos por todas las provincias de la región, acompañada de unos trípticos informativos sobre todos los pormenores de la misma.

    Los dirigentes políticos allí congregados indicaron que el pacto fiscal estará en sus respectivos programas electorales de mayo de 2019, si bien con las peculiaridades propias de cada uno ya que el acuerdo de mínimos coincide en revisar el tramo autonómico del IRPF y los impuestos de Actos Jurídicos Documentados o el de Patrimonio, así como crear un impuesto verde o a las grandes superficies, entre otros, pero no existe una estimación total de recaudación porque cada partido tiene la suya.

    Necesidad de ingresos para mantener el Estado de Bienestar

    Precisamente, la necesidad de ingresos es lo que llevó a CCOO y UGT a plantear un acuerdo fiscal a los partidos políticos de Castilla y León a principios del presente ejercicio, si bien sólo se han sumado los tres de izquierdas, como explicaron sus secretarios generales, Vicente Andrés y Faustino Temprano, quienes lamentaron la exclusión de PP y Ciudadanos.

    “Hay que hacer pedagogía entre la ciudadanía, para que pague más quien más tiene, puesto que hay muchas necesidades que cubrir en estos momentos”, aseguró Vicente Andrés, que abogó por que la Junta ejerza una capacidad recaudatoria propia que hasta ahora no ha puesto en marcha, a excepción del céntimo sanitario, ya eliminado, “y de infausto recuerdo”. Para añadir que “bajar los impuestos sólo beneficia a los más ricos. Tiene que pagar más quien más tiene, de ahí la necesidad de cambiar el actual modelo económico en Castilla y León. Por desgracia, este se caracteriza por salarios bajos y un nivel tecnológico medio-bajo”, aseveró nuestro secretario general.

    Esta reforma fiscal busca paliar los 800 millones de euros que, según han recalcado los representantes de estas cinco organizaciones, han perdido las consejerías de la Junta desde el año 2008, a los que habrá que sumar otros 240 millones de euros que habrá que restar a las políticas públicas para alcanzar el déficit cero en 2020 junto a las nuevas rebajas en el IRPF en 2019.

    Entre las propuestas de reforma fiscal incluidas en el acuerdo firmado en julio, que no están cuantificadas ya que son generales y orientativas, destaca la necesidad de una detallada revisión de todo tipo de deducciones y bonificaciones en el IPRF para su sustitución por ayudas directas y una armonización fiscal en impuestos como Patrimonio o Sucesiones para el que se reclama una mayor progresividad en Castilla y León con cuotas más reducidas para los herederos con menor patrimonio preexistente y mayor grado de consanguineidad y una "carga adecuada" para los patrimonios más elevados. Eliminar las bonificaciones en la tasa fiscal sobre el juego, aumentar el gravamen del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados en la adquisición de elementos suntuarios y establecer nuevas figuras impositivas como las relacionadas con la fiscalidad verde son otras de las propuestas fiscales asumidas por todos ellos. Estas propuestas también contemplan la posibilidad de gravar a los grandes establecimientos comerciales que necesitan de transporte automovilístico para acceder a los mismos.

    Un bloque de izquierdas que no busca ‘crujir a impuestos’ a la ciudadanía

    En cuanto a sí a este acto visualiza un bloque de izquierdas para futuros pactos electorales, los portavoces socialista y de IU afirmaron que es prematuro y que se trata de un acuerdo que permite avanzar. Además, dicho acuerdo está en línea con el suscrito en Madrid entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder de Podemos, Pablo Iglesias.

    Todos ellos rechazaron que su alternativa fiscal sea la de “crujir a impuestos” a la ciudadanía, como les acusa el PP. “Aquí los únicos que crujen a los ciudadanos y a las ciudadanías es la derecha con sus recortes en los servicios sociales y bajando los impuestos a los más ricos”, manifestó Luis Tudanca. Es más, este recordó que los populares también suben impuestos, en relación con los “más de 60 tributos que se incrementaron por parte del Gobierno de Mariano Rajoy o el céntimo sanitario aplicado en Casilla y León entre 2012 y 2015, y que supuso una pérdida de recaudación de más de 600 millones de euros para esta Comunidad”.

    El portavoz de Podemos afirmó que hay que desmontar la falacia del PP, a quien acusó de mentir con su aseveración de que la izquierda fríe de impuestos a los ciudadanos. Para asegurar que se trata de cumplir con el mandato de progresividad fiscal recogido en la propia Constitución española. “La Comunidad tiene una capacidad impositiva que no se ha explorado y que consideramos que se debe poner en práctica de inmediato”, subrayó.

    José Sarrión alertó de la pérdida de 800 millones de euros en esta tierra a lo largo de la crisis, y destacó que si no se cuenta con más ingresos, algo que en este momento no parece que vaya a venir a través de la reforma de la financiación, no se podrán recuperar los derechos perdidos en la sanidad, educación o servicios sociales. “No se puede estar en las Cortes exigiendo mejorar, sin saber cómo se pagan”, subrayó.

    “Me molesta la actitud de la Junta y del PP”, afirmó Tudanca en referencia a que ambos sólo valoren los acuerdos que suscriben ellos en el marco del Diálogo Social y no los de los demás con los sindicatos. “Pido respeto y coherencia con los que firman otros”, añadió.

    El dirigente socialista incidió en que más que la unión de un bloque de izquierdas ante las elecciones le preocupa más “dar la batalla al populismo fiscal, a la ola neoliberal que impera en Europa y en el mundo, y a que se extienda el mensaje falaz de que se puede mantener el Estado de Bienestar sin pagar impuestos”.

    Faustino Temprano calificó de lamentable que PP y Ciudadanos no se hayan sumado al pacto. Para recordar que la fiscalidad es una de las materias en las que no ha sido posible el acuerdo en el marco del Diálogo Social y reclamó a la Junta que presente las cuentas para 2019, “y que elabore unos presupuestos de inmediato”.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.