La patronal impidió que la negociación colectiva en 2019 fuera más beneficiosa para las personas trabajadoras

    “El proceder de la patronal autonómica Cecale y la de sus territoriales en las respectivas provincias de nuestro territorio ha sido determinante para que la negociación colectiva (NC) durante el pasado año de 2019 no hay sido más beneficiosa para las personas trabajadoras. A 31 de diciembre de 2019 aún restaban por firmar un total de 39 convenios colectivos sectoriales en Castilla y León que afectan a 72.685 trabajadores y trabajadoras”. Más claro no ha podido ser Fernando Fraile Sanz, secretario de Acción Sindical y Negociación Colectiva de CCOO-CyL, en el transcurso de la rueda de prensa celebrada durante la mañana de hoy miércoles día 22 de enero en nuestra sede para hacer balance de este proceso y las previsiones de cara al nuevo ejercicio de 2020. Adjuntamos un cuadro con la situación de la negociación colectiva.

    22/01/2020.
    Diferentes momentos de la rueda de prensa conjunta con UGT celebrada en Valladolid.

    Diferentes momentos de la rueda de prensa conjunta con UGT celebrada en Valladolid.

    A principios de 2019, de los 186 convenios colectivos sectoriales que se negocian en la Comunidad, estaban pendientes 80 y al final se firmaron 41 que afectan a 51.538 personas. “El leve incremento de los precios al consumo (IPC) ha favorecido que la media de los salarios pactados en la NC en Castilla y León (1,81%) ha dado como resultado que éstos hayan producido un incremento de un punto en el poder adquisitivo de las personas trabajadoras en este territorio, pero a todas luces insuficientes cuando aquí partimos con una desventaja de 10 puntos respecto a la media del Estado provocada por la crisis económica. Y la conducta de la patronal de Castilla y León ha sido decisiva en que esta ganancia no haya sido mayor, puesto que no han cumplido con lo pactado en el seno del IV AENC estatal, IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva 2018-2020, firmado el 5 de julio de 2018 en un acto público en la sede del Consejo Económico y Social de España (CES) en Madrid”, remarca nuestro compañero.

    Sigue sin producirse un reparto justo de la riqueza empresarial

    Fraile Sanz, una vez más, ha puesto de manifiesto el sentir de nuestra organización: “seguimos sin que se produzca un reparto justo de la riqueza que se genera en las empresas de este país, y mucho menos en esta Comunidad. Sin olvidar que los beneficios empresariales ya superan a los que tenían antes de la crisis en 2008”, sostiene. Las subidas salariales pactadas en el IV AENC estaban entre un 2 y un 3%; había cláusulas de revisión salarial para evitar la pérdida de poder adquisitivo; un salario mínimo convenio de 1.000€ mensuales (14.000€ al año); y, por supuesto, la equiparación con los salarios medios del Estado. “nada de esto se ha dado en Castilla y León, y por eso nos encontramos como nos encontramos en cuanto a los salarios”, ratifica el responsable de Negociación Colectiva de CCOO-CyL.

    El responsable de Acción sindical ha lamentado que la negociación colectiva fue muy lenta durante el ejercicio pasado “debido a la debilidad normativa fruto de las reformas laborales y la alta precariedad laboral que domina varios sectores, lo que impidió avanzar en las negociaciones. Los empresarios no cumplen e intentan eliminar derechos adquiridos lo que provoca el bloqueo de los convenios colectivos. Su racanería, egoísmo y avaricia, basada en una apuesta por una modelo productivo basado en bajos salarios, es inadmisible”, ahonda.

    Nuestro compañero ha dado una serie de datos que ratifican nuestro malestar con el proceder de la parte empresarial de Castilla y León: la productividad es un 10% superior a la de 2008. Los beneficios empresariales se han incrementado un 72% en 2017 sobre 2016 según los últimos datos que existen de la Agencia Tributaria. El 16% de los contratos son parciales. El 27% de los contratos son temporales, en una autonomía donde el año pasado se suscribieron 981.000 contratos para generar 8.900 puestos de trabajo. “Esto ha provocado que el 13% de las personas trabajadoras tengan un salario por debajo del umbral de la pobreza: 8.870€ anuales. Esto no se puede permitir y de ahí que tanto CCOO y UGT lucharemos por revertir esta dura realidad”, garantiza Fernando Fraile.

    Por último, el responsable de Acción Sindical de CCOO-CyL ha indicado que la forma de proceder de la patronal con bajos salarios expulsa a los jóvenes de la Comunidad, los más preparados de nuestra historia, e impacta directamente sobre la economía de Castilla y León, “ya que más del 70% del PIB depende de su consumo interno. De ahí que exijamos a la patronal que abandone esta política para competir y reparta los beneficios de forma justa. Además, perseguimos que la negociación colectiva acabe con la precariedad y aborde también la jornada laboral, la formación, la igualdad y la seguridad y salud laboral en los centros de trabajo”, refrenda.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.