El paro sube en mayo menos de lo esperado gracias a las medidas del Diálogo Social

    La crisis del empleo que se mostró ya en la segunda quincena del pasado mes de marzo, se hizo patente en abril, y se consolida, de momento, en mayo. “Aunque sigue aumentando el desempleo de forma muy leve, se puede decir que ha sufrido una especie de estancamiento durante este mes. En cuanto a la afiliación consigue mantenerse, e incluso se recupera de forma moderada. Son datos en su conjunto mejores de lo esperado”, manifiesta Saturnino Fernández de Pedro, secretario de Empleo, Política Institucional y Diálogo Social de CCOO-CyL.

    02/06/2020.
    Foto CCOOCyL.

    Foto CCOOCyL.

    Los Erte “están sujetando” el mercado laboral. Más de 196.000 trabajadores y trabajadoras han pasado por los expedientes de suspensión o reducción de jornada en la Comunidad durante estos tres meses. Se trata de personas trabajadoras que no computan como “paro registrado”, ya que siguen en alta en la Seguridad Social y, a la vez, perciben prestaciones de desempleo. En este momento, durante el pasado mes de mayo, en Castilla y León son 122.773 personas trabajadoras las que están en Erte, 108.006 de ellas se encuentran en Erte de fuerza mayor.

    En mayo pasado el paro registrado aumentó en cerca de 4.000 personas en Castilla y León (en tan solo tres meses la crisis de la COVID-19 ha provocado una subida del paro de 26.600 personas en la Comunidad) y la afiliación a la Seguridad Social aumenta en 446 (en tres meses 30.000 personas afiliadas menos). En España hay 26.573 paradas más (en tres meses cerca de 611.500 más) y 97.462 afiliadas más, dato muy esperanzador y que hace reducir la pérdida en este periodo de tiempo en aproximadamente 694.000 menos.

    Los datos de recuperación de la afiliación, en general, se centran en la construcción y el campo, tanto de autónomos como del Régimen General en ambos sectores. En España también la hostelería y actividades administrativas de servicios. Son registros completamente excepcionales, muy diferentes a lo ocurrido en el mismo período temporal de años anteriores, producidos evidentemente por los efectos del coronavirus y la declaración del estado de alarma. Todo ello provocó el cierre de las empresas, el confinamiento y los efectos consiguientes sobre el mercado laboral.

    El aumento del paro se debe a las no contrataciones que se realizan en estas fechas en períodos normales, a las rescisiones de los contratos y a los despidos, así como las bajas de autónomos producidos por el cese de actividad de un grandísimo número de sectores productivos y de empresas afectadas. Aún así, los Erte han evitado un enorme número de despidos y rescisiones de contratos. En Castilla y León hay 196.000 personas trabajadoras afectadas por los Erte en cerca de 34.000 empresas, y en España en torno a cuatro millones de trabajadores y trabajadoras han pasado, o están en esta situación, que no computa a efectos oficiales como paro registrado.

    “En los próximos meses se verá cómo evoluciona el desempleo, así como las cifras de afiliación a la Seguridad Social. En ello tendrán mucho que ver la evolución de la pandemia y la recuperación del mercado nacional e internacional. Todo hace indicar que en los meses siguientes seguirán produciéndose estos hechos, de forma similar, con problemas en las empresas y en el mantenimiento del empleo, seguramente hasta los primeros meses del año 2021”, remarca Fernández de Pedro.

    Los principales datos en este territorio reflejan un paro registrado que alcanza la alta cifra de 170.292 personas, y una tasa de paro registrado del 15,3%. La afiliación total en nuestra Comunidad es de 884.861 personas. El incremento del paro en España sitúa la cifra en 3.857.776 personas paradas registradas en las oficinas de empleo. La tasa de paro registrado se sitúa en el 16,8%. El dato de afiliación total en España es de 18.556.129 personas afiliadas.

    “En términos interanuales, el paro registrado y de afiliación a la Seguridad Social de mayo queda completamente desfigurado y fuera de cualquier consideración lógica: lo sucedido durante los últimos 12 o 15 meses (una caída constante y pronunciada de la reducción del paro y una menor creación de empleo), se rompe de forma brusca con un aumento del paro muy importante y una caída general de la afiliación”, sostiene nuestro compañero.

    El paro registrado aumenta en nuestra Comunidad en 29.881 personas, y en España en 778.285. En cuanto a la afiliación a la Seguridad Social en Castilla y León, hay 36.789 personas afiliadas menos y en España 885.985 menos que hace un año.

    Los pocos contratos que se realizan siguen siendo temporales en su inmensa mayoría, el 90,8% del total. Los indefinidos fueron solo 3.156, suponiendo el 9,2% del total. En España suponen el 9,0%; además en este mes de mayo, por las circunstancias especiales ha bajado al 21,8% los contratos a tiempo parcial.

    Las personas desempleadas perceptoras de prestaciones en el mes de mayo son 86.906 en nuestra Comunidad, por tanto, hay aproximadamente 80.000 personas inscritas que no perciben prestaciones de desempleo. En España existen cerca de 1.800.000 personas que no reciben prestación alguna. Estos datos variaran de forma total cuando se contabilicen los perceptores que están en Erte. De hecho, hay en Castilla y León 186.355 perceptores de prestación, sin contar los autónomos perceptores del cese de actividad, que son otros 72.913. En España cobran prestaciones de desempleo cerca de siete millones de personas (tres de los Erte, cerca de un millón y medio de autónomos, y más de dos millones que lo venían percibiendo), entre otras situaciones.

    Qué reclamamos desde CCOO a los Gobiernos Central, Autonómico y a las Entidades Locales.

    “Saludamos el Real Decreto-ley 20/2020 por el que se establece el Ingreso Mínimo Vital, y esperamos que sirva de forma inmediata para luchar contra la pobreza extrema, así como que se mejore de forma importante, en la posterior tramitación parlamentaria, en base a la propuesta sindical presentada en la Iniciativa Legislativa Popular, y que está aún en tramitación en las Cortes de España”, subraya Saturnino Fernández.

    Las Administraciones deben apostar claramente por cubrir las necesidades de las personas trabajadoras y de la ciudadanía en general, a través de las prestaciones económicas necesarias y de servicios de todo tipo. “En este ámbito nos referimos a todos aquellos que ayudan a paliar la situación de desempleo masivo que se avecina en los próximos meses, es decir, políticas de empleo coherentes, necesarias y expansivas, para insertar y reinsertar, lo antes posible, a la actividad productiva y de servicios a las personas desempleadas”, exige este dirigente sindical.

    CCOO sigue con su apuesta de los Erte para paliar las consecuencias de la crisis sanitaria. Es más, pretende su continuidad, al menos, durante todo el tiempo que dure el estado de alarma, y exige a las empresas la aplicación de estas medidas de regulación de empleo temporal y la flexibilidad interna frente a las rescisiones de contratos y los despidos.

    Asimismo, desde CCOO se demanda un apoyo decidido al tejido productivo, a las empresas y autónomos en todo aquello que se pueda y se deba, para salir cuanto antes de la situación actual, pero al mismo tiempo, hacer cumplir las normativas laborales y fiscales debidamente en todos los ámbitos de actuación económica y laboral.

    Por todo ello, CCOO seguirá reclamando al Gobierno de España en este ámbito, de cara a poder salir de la crisis de la manera más coherente y justa:

    La “derogación” de la reforma laboral y la construcción de unas nuevas relaciones laborales.Una mejora sustancial de las normativas sobre protección al desempleo, y una mejora sustancial del IPREM.La modificación de las normativas sobre contratación y formación para el empleo.Una reforma fiscal progresiva,

    Además, CCOO-CyL sigue con su demanda al Gobierno de la Junta de Castilla y León, en este ámbito, que active la puesta en marcha completa de todos los compromisos contenidos en las materias acordadas, en especial todas las políticas activas de empleo para el año 2020 (Papecyl 2020); el cumplimiento del Acuerdo sobre el Servicio de Relaciones Laborales (SERLA), en relación a la extensión territorial, cuanto antes, así como de las medidas del último acuerdo del diálogo social sobre “medidas extraordinarias para la protección de trabajadores/as, a las empresas, a las familias y a las personas vulnerables con motivo de la crisis del Covid-19”.

    Asimismo, seguiremos con nuestras exigencias a la patronal regional. Comisiones Obreras de Castilla y León urge a los empresarios a cumplir con todos los compromisos del IV Acuerdo Marco para el Empleo y Negociación Colectiva que permita llegar en el año 2020 con un salario mínimo en convenio de 14.000 euros anuales, con subidas que tienen que estar en torno al tres por ciento, así como compromisos claros en torno a las materias que les hemos planteado sobre los Planes de Igualdad y de la formación en la negociación colectiva. Así como, durante esta crisis, les reclamamos la utilización de los Erte y la flexibilidad interna frente a los despidos y la rescisión de contratos.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.