CCOO y UGT de León tildan de irresponsable el proceder de la consejera de Empleo por los ceses llevados a cabo

    El nombramiento de una leonesa al frente de la Consejería de Empleo de la Junta de Castilla y León debería haber sido para los trabajadores y trabajadoras de nuestra provincia una razón para la esperanza y una fuente de orgullo, pero en apenas unas semanas se ha convertido en un motivo de vergüenza.

    03/07/2020.
    ICAL.

    ICAL.

    Las obscenas disputas de poder en la administración autonómica y el profundo déficit de cultura democrática del que algunas formaciones políticas están haciendo gala, han tenido en los últimos días manifestaciones, no solo escabrosas y poco justificadas, sino altamente perniciosas para los intereses de la clase trabajadora en particular y para los de la ciudadanía en general.

    En una jornada para el recuerdo, la consejera de Empleo, Ana Carlota Amigo, hizo efectivo el cese de un buen número de funcionarios y funcionarias que han estado al frente de la gestión laboral en medio de la pavorosa crisis sanitaria que ha sufrido todo el país, entre ellos, la jefa de la Oficina Territorial de Trabajo de León, una persona especialmente valorada por todo el tejido social de esta provincia, no solo por su alta capacitación técnica, sino por su disposición y actitud en la mediación de los muchos conflictos laborales que esta provincia ha sufrido en los últimos años. En la previsión de que, en los próximos meses, todas las oficinas y organismos afectados por los ceses, van a tener que afrontan un duro e intenso trabajo, la decisión de prescindir de su experiencia, en muchos casos sin relevos decididos, es una grave irresponsabilidad que parece no ser advertida por quien solo piensa en el ejercicio autoritario del poder y no en el servicio público.

    De gravedad extrema también es el incumplimiento flagrante de los acuerdos que la Junta de Castilla y León había adquirido en materia de complementos para los trabajadores y trabajadoras afectados por un ERTE. La consejera, en una actuación igualmente irresponsable, ha hecho saltar por los aires el Diálogo Social en la comunidad autónoma de Castilla y León, un elemento que siempre fue visto como ejemplo para otros territorios. Es lamentable que justo en la misma semana en la que se cierra un acuerdo estatal para la Reactivación Económica y el Empleo basado en este instrumento, la nueva política decida llevarnos de nuevo a las cavernas de la evolución democrática.

    No olvidamos, en cualquier caso, que a pesar de las disputas tribales a las que asiste estupefacta la ciudadanía de los territorios que componen la comunidad autónoma, la responsabilidad última de las decisiones de esta Consejería es de quien la ha nombrado, que no es otro que el presidente Fernández Mañueco. Cabe preguntarse, siguiendo la lógica con la que la señora Amigo razona públicamente sus actuaciones, si su mantenimiento al frente de la Consejería de Empleo es una expresión de apoyo, al no apreciarse desde la Administración, bien al contrario de lo que ha ocurrido con funcionarias y funcionarios de ejercicio ejemplar, una pérdida de confianza en sus actuaciones por razones de interés público.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.