CCOO de Castilla y León | 20 abril 2024.

Villalar 2024

2023-02-09

El proyecto de ley de movilidad sostenible abandona la descarbonización del transporte

    CCOO destaca la escasa eficacia de los Planes de Movilidad Sostenible al trabajo ya que se reduce únicamente a grandes empresas, alguna de las que ya contarán con estos planes. Además, el sindicato considera que la participación sindical debería hacerse extensiva a todo el proceso de tramitación

    09/02/2023.
    Movilidad sostenible.

    Movilidad sostenible.

    El Congreso de los Diputados se enfrenta a la importante labor de conseguir que el proyecto de Ley de Movilidad Sostenible elaborado por el Gobierno se convierta finalmente en una eficaz herramienta legal que permita lograr con éxito la plena descarbonización del transporte, sector que actualmente es el principal emisor de gases de efecto invernadero en España.

    CCOO Castilla y León destaca la escasa eficacia de los Planes de Movilidad Sostenible al trabajo tal como los plantea el proyecto de Ley, puesto que solo obliga a las empresas de más de 500 personas trabajadoras, o 250 por turno, lo que reduce esta medida únicamente a las grandes empresas, algunas de las cuales ya contarán con estos planes. Debería apostarse por introducir esta medida como obligatoria para los centros de trabajo con más de 100 personas trabajadoras o 50 por turno.

    Incluso se ha ampliado el plazo que se da a las empresas para elaborar el Plan, pasando de 18 meses que se les daba en el primer borrador de la Ley a los 24 meses que figuran actualmente en el proyecto, lo cual CCOO CyL considera que es un plazo excesivamente amplio, teniendo en cuenta la urgencia de las medidas.

    Sobre la participación sindical en los planes de movilidad sostenible al trabajo, el sindicato considera que debería hacerse extensiva a todo el proceso de tramitación del mismo, tanto en el diagnóstico, como en la fase de elaboración del Plan de acción, y por supuesto en la implementación de las medidas, priorización y evaluación.

    La ausencia de objetivos concretos y cuantificables, la falta de una apuesta por la financiación del transporte público de calidad, la insuficiente apuesta del transporte de mercancías y personas por ferrocarril, entre otras cosas, hacen de esta ley una oportunidad perdida, si finalmente se queda con el texto del Proyecto.