El poder adquisitivo ha disminuido un 4,7% en Castilla y León en el último año

    Los últimos datos sobre costes laborales que acaba de publicar el Instituto Nacional de Estadística, reflejan que los salarios han caído en Castilla y León un 1,6% entre el primer trimestre de 2016 y el mismo periodo de 2017. Con el repunte experimentado por la inflación en los últimos meses, el 3,2% en nuestra Comunidad, el poder adquisitivo de los salarios se ha reducido un 4,7% en Castilla y León. Estos son los datos más preocupantes para CCOO que se extraen del Estudio sobre Salarios y Costes laborales en nuestra Comunidad que se realiza habitualmente y que corresponde al primer trimestre de 2017.

    26/06/2017.
    Portada del Estudio sobre Costes Salariales

    Portada del Estudio sobre Costes Salariales

    El Gabinete Técnico de CCOO Castilla y León constara en este Estudio que el desequilibrio en la distribución de la renta entre empresarios y trabajadores sigue aumentando. Se inició con los años de la crisis y permanece ahora que estamos creciendo económicamente. Lo que nos muestra esta situación es un modelo de crecimiento similar al existente con anterioridad a la crisis, basado en la creación intensiva de empleo de baja productividad, en actividades de bajo valor añadido y predominantemente de carácter precario. En este escenario, aunque la productividad apenas crece, los salarios no solo no lo hacen, sino que incluso se reducen. El estudio de CCOO muestra que la devaluación salarial y las políticas de austeridad no solo no fueron la solución a la crisis, sino que contribuyeron a prolongarla y a recrudecer sus efectos sobre la mayoría de los trabajadores y trabajadoras de nuestro país y de nuestra Comunidad.

    La bajada de los salarios no permite revertir los efectos de la crisis sobre el incremento de la desigualdad y la reducción del nivel de vida de los trabajadores y trabajadoras. Aunque en la negociación colectiva estamos pactando subidas salariales por encima del 1%, CCOO constata que los cambios en el mundo laboral, que se traducen en empleo más temporal y parcial, cambios de categorías y transformación de actividades bien remuneradas por otras con peores sueldos, arrastran el coste salarial hacia abajo, aumentando la brecha entre los salarios y poniendo en peligro la igualdad social en Castilla y León. Pero es que, además, nuestra Comunidad se encuentra entre las que cuenta con unos niveles salariales más bajos de nuestro entorno, por lo que también se ensancha la brecha con el resto del Estado.

    El incremento del empleo en Castilla y León es esencial para paliar el gravísimo problema de pérdida de población, su envejecimiento y el abandono que acumula nuestro territorio. Tenemos alrededor de 127.000 puestos de trabajo menos que al inicio de la crisis, lo que implica una pérdida del 11,7% del empleo existente hace 9 años. Pero los bajos salarios no nos van a ayudar a recuperar población. Sólo lo conseguirá la creación de empleo con un modelo económico que posibilite la recuperación de los salarios y la mejora del nivel de vida de los trabajadores, un reparto más equilibrado de la renta y de la riqueza y un modelo social cohesionado en el que un sistema fiscal redistributivo y unos servicios públicos de calidad han de jugar un papel fundamental.

    Si no logramos llegar a la senda del crecimiento justo, los trabajadores y trabajadoras, que somos los principales perjudicados por las políticas aplicadas durante la crisis, volveremos a vernos perjudicados por los crecientes niveles de desigualdad y de precarización laboral y seguiremos siendo ajenos a los potenciales beneficios de la recuperación económica.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.