CCOO y UGT realizarán una asamblea conjunta de trabajadores para tomar medidas de presión ante el bloqueo de la negociación del Convenio de Transporte de Mercancías Valladolid

    Ante la falta de entendimiento entre las partes en la negociación del Convenio Colectivo del Transporte de Mercancías por Carretera de la Provincia de Valladolid, CCOO y UGT, de forma conjunta, han decidido convocar una asamblea general de trabajadoras y trabajadores para mañana sábado día 21 de octubre, a las 12:00 horas, en los locales de UGT Valladolid (C/ Gamazo Nº 13). Aquí se explicará el desarrollo de las negociaciones y se estudiarán las medidas de presión en apoyo a las reivindicaciones planteadas por ambas organizaciones encaminadas a romper este enroque patronal.

    20/10/2017.
    Tendrá lugar mañana sábado día 21 de octubre (12:00 horas) en la sede de UGT de la capital vallisoletana

    Tendrá lugar mañana sábado día 21 de octubre (12:00 horas) en la sede de UGT de la capital vallisoletana

    El pasado mes de mayo de 2017 se iniciaron las negociaciones del nuevo Convenio Colectivo del Transporte de Mercancías por Carretera de la Provincia de Valladolid. Tras siete rondas negociadoras los avances de dicha negociación han sido mínimos, asuntos tan sensibles como la regulación de la jornada, la adaptación del convenio a la nueva normativa en materia de igualdad o la subida salarial distan mucho para poder prever un rápido acuerdo.

    Recordar que este convenio lleva sin renovarse desde el año 2009, sufriendo las trabajadoras y trabajadores, además de una congelación salarial, la imposibilidad de, ni tan siquiera, disfrutar de los derechos alcanzados en el Acuerdo General para las Empresas del Transporte de Mercancías por Carretera de ámbito estatal (norma básica que, al menos, debe cumplir el convenio provincial) que fue suscrito en noviembre de 2010.

    Desde CCOO y UGT hemos realizado una propuesta, a través de la correspondiente plataforma reivindicativa, donde se marcan como objetivos una cierta, pero apreciable, recuperación del poder adquisitivo, una mejor regulación de la jornada (adaptada a lo ya acordado en el mencionado Acuerdo Marco), la inclusión de cláusulas en materia de igualdad (contratación, salud laboral, situaciones de acoso…) que sirvan para avanzar en la igualdad real en un sector fuertemente masculinizado, obteniendo en todos los casos una respuesta bien negativa o extremadamente lejana a nuestras pretensiones. Solo se ha podido avanzar en materias regulatorias como la Comisión Paritaria o la adaptación del capítulo de clasificación del personal al Acuerdo Marco.