Habrá huelga en la hostelería de Valladolid el jueves y viernes santo

  • Las patronales incapaces de firmar subidas entre el 1,6 y el 3,20% para dignificar un sector con salarios especialmente bajos

La huelga en el gremio de hostelería de Valladolid está servida. Tendrá lugar desde las 00,00 horas del miércoles, 28 de marzo, hasta las 00,00 horas del viernes, 30 de marzo. En medio quedarán los días clave de la semana santa, jueves y viernes santo. 10.602 personas están llamadas al paro en toda la provincia vallisoletana. El motivo es la ruptura de las negociaciones del convenio colectivo del sector que ha estado a punto de firmarse en las últimas horas pero que, finalmente, ha sido dinamitado por unas patronales incapaces de aceptar subidas salariales dignas para un colectivo con condiciones laborales muy precarias.

27/03/2018.
Asamblea del sector de la hostelería de Valladolid

Asamblea del sector de la hostelería de Valladolid

El Servicio Regional de Relaciones Laborales de Castilla y león (Serla), ha sido el escenario en el que los representantes sindicales de CCOO y UGT han peleado hasta el último momento con la Asociación de Hostelería y la Asociación de Hoteleros de Valladolid, las dos patronales que han terminado por romper el principio de acuerdo al que se había llegado en la tarde-noche del lunes. Tras este fracaso ambos sindicatos hemos decidido continuar con la convocatoria de huelga.

Hay que decir que este principio de acuerdo, ahora roto, aportaba modernización al sector unificando progresivamente en tres categorías los cuatro grupos laborales existentes. También hacía cierta justicia con las camareras de piso, la categoría que peores condiciones laborales soporta, al que se le incluía en su salario base el plus de Intensidad laboral de 291 euros anuales. Además, se reivindicaba una subida salarial del 2% para cada año durante los cinco ejercicios del convenio. Se trata de una subida considerable pero que no llega al nivel de lo que cobran las camareras de sala. Aún así, CCOO y UGT consideraban aceptable este acuerdo que ahora han desbaratado las patronales.

Igualmente el principio de acuerdo contenía otra serie de puntos importantes que nos habían hecho albergar la esperanza de lograr un buen convenio, aunque no contemplaba todas las reivindicaciones sindicales:

  • Duración de cinco años, desde 2018 hasta el 2022.
  • Subidas salariales:
    • Para el grupo 1, los que mejores condiciones salariales tienen, incremento salarial de 1% cada uno de los cinco años de vigencia, además de 0,6% de complemento personal por cada ejercicio, lo que da un 1,6% por año.
    • Para el grupo 2, subida del 2,47% por cada año de vigencia del convenio.
    • Para el grupo 3, mejora del 3,20% por ejercicio. Aquí es donde se encuadran la mayor parte de los profesionales de la hostelería vallisoletana.
    • El grupo 4 pasaría a formar parte del grupo 3 en los próximos dos años. En estos momentos existe una diferencia del 5,39% en las tablas salariales que se pensaban compensar en los dos próximos años para llegar al 2020 con ambas categorías unificadas.
  • Adaptación de todas las categorías a las existentes en el seno del Acuerdo Marco Estatal (ALEH- Acuerdo Laboral Estatal de Hostelería).
  • El seguro de accidentes pasaría de los 9.200€ actuales a los 25.000€.
  • Un día de asuntos propios por la celebración de la comunión de los hijos e hijas.
  • Un nuevo texto relativo a la manutención de las personas trabajadoras en el desempeño de su trabajo encaminado a tener menús más variados, más saludables y adaptados a las situaciones personales de cada profesional (celiacos, diabéticos…)
  • Mayor conocimiento de los convenios de empresa, con comunicación a la comisión paritaria formada por la patronal Cecale y los sindicatos CCOO y UGT, para hacer visibles todos estos acuerdos evitando la opacidad que hay actualmente.

Además los sindicatos habíamos exigido el abono del 100% del salario en caso de incapacidad transitoria (IT) por accidente profesional, enfermedad profesional, hospitalización e intervenciones quirúrgicas. Por enfermedad común la propuesta era el 100% del salario hasta el día 16, y a partir de esa jornada el 75% del mismo en la primera baja. En la segunda baja el 75% en los primeros 15 días, y el 100% del salario total a partir del día 16.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.