CCOO solicita a la Junta coordinación para la correcta gestión de los residuos infecciosos generados en los hospitales por el Covid-19

    La actual crisis sanitaria que estamos atravesando también tiene impacto en la gestión de los residuos sanitarios. La carencia de envases donde depositar los residuos infecciosos acorde a la ley, hace que se improvise una gestión que pone en riesgo la seguridad de las personas que trabajan en esta actividad hasta su tratamiento final.

    26/03/2020.
    Federación de Sanidad de CCOO Castilla y León.

    Federación de Sanidad de CCOO Castilla y León.

    Ante esta realidad, desde CCOO solicitamos la coordinación de la administración con las empresas responsables de la limpieza y gestión de residuos, que distribuya contenedores rígidos para realizar el protocolo de gestión de residuos infecciosos en cumplimiento de la normativa de residuos y de prevención de riesgos laborales. En el caso de tener que usar envases diferentes a los cubos rígidos por agotamiento de stock, solicitamos a la Junta de Castilla y León que defina los protocolos de actuación y en concreto el tipo de envases a usar que “garantice y justifique la eficacia del tratamiento y la seguridad del personal que manipula los residuos”, demandan desde la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO-CyL.

    Los residuos en contacto con Covid-19 como guantes, mascarillas, batas, etc., se considerarán como residuos infecciosos y se deben gestionar como tales. En Castilla y León estos residuos deben depositarse en un contenedor rígido. También pueden recogerse en bolsas de color rojo con galga mínima de 400 (*), que una vez llenas se introducirán en los recipientes rígidos.

    El incremento de residuos infecciosos ha provocado la carencia de contenedores rígidos donde depositarlos, generalizándose el uso de la bolsa roja. Esta situación ha alterado los protocolos habituales, dándose situaciones de riesgo para las personas trabajadoras al realizarse prácticas contrarias a la ley, como el trasvase de residuos de un recipiente a otro, expresamente prohibido por el Decreto de Residuos Sanitarios en Castilla y León.

    Ante esta situación, CCOO se ha dirigido a la Consejería de Sanidad de la Junta, que tiene atribuidas las competencias de velar por el cumplimiento de las actividades que comprenden la manipulación, clasificación, la recogida, el transporte y el almacenamiento intracentro de los residuos sanitarios, para solicitar el incremento de los materiales que permitan una gestión correcta y la coordinación de los equipos encargados de la gestión.

    Entendemos que la situación es excepcional, pero no debe ser excusa para realizar la gestión de residuos sin garantizar la protección de la salud pública, la defensa del medio ambiente y la preservación de los recursos naturales.

    (*) La galga es una medida de espesor de materiales y equivale a 4 x las micras del plástico. En el caso de las bolsas para residuos infecciosos debe ser como mínimo 4 galgas, o sea, 4 x 100 micras.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.