Los sindicatos demandan a Educación las máximas garantías sanitarias para el nuevo curso

    Los cinco sindicatos que integran la Intersindical de Enseñanza de Castilla y León, CCOO, UGT, CSIF, STECyL y ANPE, han demandado a la Consejería de Educación de la Junta que dirige María del Rocío Lucas Navas, que se siente “de verdad” a negociar los recursos que sean necesarios, tanto humanos, como técnicos y económicos que sean necesarios para retomar un nuevo curso escolar con las máximas garantías sanitarias en las aulas de los centros educativos de esta Comunidad. Adjuntamos un documento con las cuestiones más relevantes que demandan todos ellos a la Junta.

    29/07/2020.
    Fotos CCOOCyL.

    Fotos CCOOCyL.

    Además, los portavoces de estas cinco organizaciones sindicales han aprovechado la rueda de prensa celebrada esta mañana en la sede de CCOO en Valladolid para denunciar la “gran improvisación” que la Administración educativa está mostrando a la hora de planificar el inicio del próximo curso. “Sin olvidar que no ha hecho más que derivar la mayor parte de la responsabilidad en esta tarea tan importante del regreso a las aulas en los equipos directivos de los centros, ya de por sí altamente sobrecargados de tareas burocráticas”, ha remarcado Elena Calderón, secretaria general de la Federación de Enseñanza de CCOO-CyL.

    Nuestra compañera, junto con Isabel Madruga (CSIF), Christina Fulconis (STECyL), Pilar Gredilla (ANPE) y Jesús González (UGT), ha hecho hincapié en la falta de proyecto a medio y a largo plazo por parte de la Consejería, y ha asegurado que las escasas mesas sectoriales que se han producido no han tenido contenido negociador real ni adaptado a la situación crítica que vivimos. Además, ha denunciado las “importantes diferencias de criterio en la evaluación del alumnado, cargando con la responsabilidad a centros y profesorado, y haciendo aún más patente la gran brecha digital existente en Castilla y León”, ha subrayado.

    En este sentido, Calderón ha indicado que todas las instrucciones y protocolos generales de la Junta de Castilla y León son un sinsentido, “puesto que provocan desigualdades en base a su interpretación, perjudicando a alumnado, familias y profesorado. No se puede dejar la normativa sujeta a interpretaciones. Sin recursos, el protocolo y las instrucciones son inviables y solo generarán más burocracia a los docentes. Los equipos directivos carecen de información, no son técnicos de prevención en salud laboral, ni disponen de herramientas de protección contra la COVID-19. Es más, si se produce un brote dudan sobre quién se responsabilizará de ello. Se sienten indefensos ante la falta de concreción y respaldo jurídico ante semejante panorama”, ha garantizado.

    En ese sentido, ella expuso parte de los comentarios y dudas transmitidos en la encuesta que han realizado en este mes de julio entre más de 900 centros de la Comunidad por parte del profesorado, y apuntó que se necesitan infografía, cartelería y señalizaciones iguales para todos los centros. “Reiteramos la urgente necesidad de una regulación clara de horas de docencia digital, dotación de medios, epis preventivos, equipos informáticos y conectividad. En cuanto a materia de salud laboral estamos preocupados por la sobrecarga de trabajo físico y psicológico, y el previsible desgaste de la voz por el uso continuado de la mascarilla. Además, los servicios de comedor y madrugadores están sin regular, y las responsabilidades no deberían recaer en los equipos directivos. No hay regulación concreta sobre cómo deberían producirse las entradas escalonadas al centro, o la gestión del material compartido en educación física o música”, remarcó.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.